Icono del sitio Blog Profesional

10 cosas que buscan los colaboradores para trabajar en una empresa

Formación Profesional Salario Emocional

No queda ninguna duda de que la cuestión económica es el factor principal para retener a los colaboradores clave, pero muchos de ellos también quieren otro tipo de prestaciones, así como trabajar en un entorno de cordialidad y colaboración. A continuación, te presento qué cosas más buscan los colaboradores.

1) Oportunidades de desarrollo dentro de la organización

La mayoría de los colaboradores de tu empresa están a la espera de que surja una oportunidad de desarrollo para ellos. Y si tu organización no está generando las suficientes oportunidades, entonces perderás a los mejores elementos, que suelen ser los que se desesperan más rápido.

Además, aquellos pocos que ya no buscan una mejora están perjudicando a la empresa. Es posible que en algún momento perdieron la esperanza y se han resignado. De forma general, mantenerlos en plantilla es estar cargando lastre, pues su nivel de esfuerzo e implicación será acorde a las oportunidades que no tuvieron.

¿Estás brindando las suficientes oportunidades?

Tu empresa necesita talento en las diversas áreas existentes. Seguramente allá afuera hay muchos profesionistas que encajan con tu organización. Pero es importante que también mires hacia adentro y desarrolles a los colaboradores que ya están comprometidos con el desarrollo de tu empresa.

Si actualmente no estás brindando suficientes oportunidades para el desarrollo de tus colaboradores entonces en algún momento perderás recursos sumamente valiosos. Es momento, por lo tanto, de que para algunas de tus vacantes consideres personal interno, pues esto suele motivar mucho a las personas.

Y en caso de que las vacantes disponibles no puedan ser cubiertas por alguien interno, entonces quiere decir que posiblemente no estés brindando la capacitación adecuada. Es decir, tus colaboradores pueden dar más de sí mismos, pero no cuentan con las herramientas y capacidades para hacerlo.

Tus colaboradores deben ser tu principal prioridad

Hay una frase de Richard Branson, el empresario creador del grupo Virgin, que explica muy bien porqué tienes que brindar oportunidades a tus colaboradores. La frase dice: “Los clientes no son lo primero, los empleados son lo primero. Si cuidas de ellos, ellos cuidarán de tus clientes”.

Al final de cuentas eres solo una persona, y una persona dentro de una organización empresarial puede hacer poco. Sin embargo, si tus colaboradores están comprometidos con los objetivos de la empresa, entonces el crecimiento solo es cuestión de tiempo. Por ello los colaboradores y su desarrollo son prioritarios.

2) Equilibrio entre vida laboral y personal para desconectar

Los tiempos donde los colaboradores debían trabajar más de la cuenta, para demostrar su compromiso con la empresa, deberían quedar atrás. Sé que hay momentos donde el trabajo debe salir a como dé lugar, pero estas situaciones deberían ser bastante esporádicas, y no la norma diaria.

Gastarse la vida trabajando es algo cada vez más repudiado, en especial con la llegada al mercado laboral de las nuevas generaciones. Estamos ante un paradigma que pronto se romperá por completo, pues hoy más que nunca sabemos que una persona que tiene equilibrado lo personal con lo profesional es más productiva.

¿Estás comprendiendo a las nuevas generaciones?

Los paradigmas laborales están cambiando a un ritmo interesante. Miembros de lo que podemos llamar las nuevas generaciones, millenials y centennials, tienen objetivos laborales distintos a las viejas generaciones, baby boomers y generación x. Comprender las diferencias será fundamental para captar y mantener el talento.

Los jóvenes que egresan de las universidades están buscando cada vez más un equilibrio entre vida personal y vida laboral. Pero no solo ellos, profesionales con varios años de experiencia también están optando por una situación más equilibrada.

Puede parecer un cambio drástico, pero resulta normal cuando se analiza la creciente ola de enfermedades modernas lideradas por el estrés. Los profesionistas están comenzando a buscar, de manera general, satisfacciones personales en la misma medida que satisfacciones laborales, y eso hay que tenerlo en cuenta.

El equilibrio genera productividad y rentabilidad

En nuestra cultura todavía existe la férrea idea de que trabajar más horas de las estipuladas implica trabajar bien. De hecho, cuando se habla de “ponerse la camiseta” nos referimos a trabajar más horas de las necesarias. Sin embargo, esta mentalidad termina por generar estrés y cansancio en los colaboradores.

Hay una frase que dice: “Trabajar mucho no significa que estés trabajando bien. Trabajar muchas horas no significa que estés siendo eficiente”. Sé que va contra lo establecido, pero un colaborador que tiene su vida equilibrada será más productivo, lo que a su vez genera rentabilidad a la empresa.

3) Remuneración económica acorde a sus resultados

No me queda duda que el llamado salario emocional es cada día más importante. Pero a pesar de esto, para tus colaboradores, la remuneración económica sigue siendo el factor de más peso. Es por ello por lo que la mayoría de los colaboradores de tu empresa se enfocan en mejorar su sueldo y debes estar consciente.

Debes tener en cuenta que aquellos colaboradores con mejores resultados son los que exigirán una mejor compensación económica. Y se trata de una petición justa. Entonces, si los resultados establecidos están siendo alcanzados, lo más adecuado es que la recompensa sea motivadora, para que los colaboradores sigan su ritmo.

¿Estás pagando lo justo a tus colaboradores?

Un salario justo es lo mínimo que espera un colaborador de tu empresa por trabajar para que esta mejore. Si los salarios que ofreces son competitivos tu rotación de personal disminuirá, además de que los trabajadores sentirán que su esfuerzo está valiendo la pena.

Además, si ofreces salarios poco competitivos será fácil que los colaboradores dejen tu empresa inmediatamente consigan un mejor sueldo. Claro que podrías ofrecer un mejor salario emocional, pero el salario neto sigue y seguirá siendo el factor decisivo para irse o quedarse.

Es importante que revises los sueldos que ofrece tu empresa, más aún si estás dentro de un sector muy competido. Y también es importante mencionar que la remuneración económica inicial puede ser baja, al menos durante el período de prueba, pero después del cual debe existir un incremento interesante.

Salarios justos reducirán tu rotación de personal

En ciertas ocasiones aumentar el salario a tus colaboradores le puede salir más redituable a la empresa que tener que estar capacitando gente debido a la alta rotación de personal. Cada caso es particular, pero en sectores cuyo talento humano está muy competido esta estrategia es imprescindible.

En este sentido, es importante que conozcas el costo final de contratar y capacitar a nuevos colaboradores, al menos hasta el punto en el cual pueden realizar sus labores sin problema. Quizá te des cuenta de que dicho costo es elevado, razón por la cual vale la pena mantener a la gente.

4) Valoración profesional para sentirse parte de los logros

La remuneración económica sigue siendo el factor más determinante para que los colaboradores de tu empresa se queden. Sin embargo, el salario emocional está adquiriendo bastante peso en algunos sectores profesionales. Se trata de un esfuerzo por parte de las empresas para retener al talento.

Son muchos los aspectos que conforman el salario emocional, y varían un poco en dependencia de cada empresa. Uno de los más importantes es el sentirse parte de los logros, a través del cual aumenta la valoración profesional de los colaboradores. Es decir, en general se busca saberse parte de algo más grande.

¿Estás valorando el trabajo de tus colaboradores?

Todos necesitamos una palmada en la espalda de vez en cuando, que nos indique que vamos por el camino correcto. No se trata de celebrar que los colaboradores realicen su trabajo, porque para eso se les paga. Pero si se trata de trascender lo más humanamente posible, porque como personas solemos necesitar algo más.

Unas palabras de aliento en ciertas ocasiones constituyen el mejor remedio contra la apatía laboral. Además, si los colaboradores comienzan a sentirse invisibles tenderán a ser menos productivos en particular y más infelices en general. Y nadie quiere trabajadores en ese estado de ánimo.

Por eso, mostrar empatía para valorar adecuadamente a las personas es algo muy necesario para mantener el talento humano. La falta de valoración es una razón poderosa para que los colaboradores se vayan, pero tampoco debemos caer en excesos. Hay que valorar actitudes, decisiones y resultados que salgan de la media.

Saber valorar implica estar bien preparado

La valoración humana es más un arte que una ciencia. Hace falta ser buena persona para valorar adecuadamente cuestiones que no se pueden expresar en números de forma sencilla. No cualquiera tiene la competencia para valorar los logros de otros, aunque tampoco es que sea una competencia imposible de adquirir.

Ante todo, se requiere mucha humildad, conjugada al mismo tiempo con disciplina, para hacer sentir a todos como parte de los logros. Humildad para realzar los logros de otras personas antes que los propios, y disciplina para que la celebración de logros no derive en menor productividad y rendimiento.

5) Liderazgo que los impulse a mejorar profesionalmente

Para los colaboradores que no tienen una posición de liderazgo definida oficialmente, estar dentro del área de influencia de un buen líder es fundamental para su mejora profesional. Por lo general, todos quieren seguir a un líder que los inspire, que los motive y que los haga mejorar.

De hecho, los líderes duros pero justos son los que suelen tener mayor aceptación por parte de los demás colaboradores. Algo que contrasta con la idea de que un líder bonachón y permisivo suele ser mejor aceptado. Claro que a corto plazo preferimos alguien así, pero a largo plazo elegimos a quien nos exija e impulse.

¿Estás generando un liderazgo que inspire?

Ser un líder requiere de desarrollar un conjunto de características que permitan guiar a otras personas a un objetivo común. Nunca ha sido sencillo ser un líder, y nunca lo será, pero hay quienes parece que de forma instintiva cumplen muy bien con ese rol. Aun así, los líderes no nacen, se hacen.

Inspirar a otros requiere, antes que cualquier otra cosa, empatía. Si no eres empático difícilmente llegarás a ser un líder que los colaboradores quieran seguir, y quizá solo lo hagan por una cuestión de jerarquía. Entender a las personas, sus necesidades, miedos y sueños, es comenzar a forjarse como líder.

Además, como líder, tu razón de ser son tus colaboradores. Si ellos no mejoran, personal y profesionalmente, entonces tu liderazgo no está generando impactos positivos. Y un líder que no incita al cambio es más bien un jefe, que se encarga de que todo vaya saliendo según lo establecido.

Primero determina tu estilo de liderazgo

Sin importar cuantas capacitaciones o lecturas hayas realizado sobre liderazgo, liderar se aprende haciendo. Sí, la teoría está muy bien, pero es en la práctica donde se aterrizan todos los aprendizajes. Y no siempre la práctica resulta tan sencilla como la teoría lo dice.

Por tal motivo es importante que desde ya determines cuál es tu estilo de liderazgo. Por sobre todo debe tratarse de un estilo con cierta flexibilidad. Y créeme, es muy posible que tengas muchos fallos. No te preocupes, es normal, y con el tiempo y la experiencia podrás ir haciendo las modificaciones pertinentes.

6) Buen ambiente laboral que permita trabajar tranquilamente

Tener un buen ambiente laboral en tu empresa es clave para que los buenos colaboradores se queden. Porque todos queremos trabajar en un ambiente que sea propicio para el desarrollo de nuestra actividad profesional. Hasta ahora no he conocido a nadie que se encuentre cómodo en un mal ambiente laboral.

Además, para tener equipos de trabajo de alto rendimiento las relaciones laborales deben ser geniales, con cierta flexibilidad y siempre basadas en los lineamientos empresariales. En empresas con buen ambiente laboral la satisfacción de los colaboradores es mucho mayor, lo que aumenta la implicación y la productividad.

¿Estás generando un buen ambiente laboral?

De forma frecuente debes procurar revisar el ambiente en el que están trabajando tus colaboradores. Y ante cualquier indicio de problemas hay que intervenir en conjunto con el personal de recursos humanos. Aunque hay que diferenciar entre un percance puntual y un problema constante que afecte el ambiente laboral.

Si en tu empresa el ambiente laboral es excepcional, entonces tienes que trabajar de forma más exhaustiva en la contratación de nuevos colaboradores. Recuerda que una mala contratación puede destruir años de trabajo construyendo las relaciones laborales que tu empresa necesita.

Y en el caso de que detectes que tus colaboradores están intranquilos, hay que analizar cuáles son los puntos de mejora. Quizá no sepas exactamente como dar el primer paso. Lo que te recomiendo es que en conjunto con recursos humanos hables con la mayoría de los colaboradores posibles y que ellos te digan que pasa.

La clave para generar un buen ambiente laboral

El hecho de que tus colaboradores cumplan con rutinas y procesos establecidos es lo mejor para aumentar la productividad. Pero la rutina también cansa, mentalmente hablando, por lo que resulta buena idea introducir de forma periódica actividades que los saquen de su zona de confort.

Además, con el tiempo, los colaboradores de tu empresa se llegarán a conocer muy bien en el aspecto laboral, más no así en el personal. Es muy posible que entre ellos desconozcan las actividades fuera del trabajo que cada uno realiza. Aquí es donde se encuentra la clave para mejorar el ambiente, en que se conozcan mejor.

7) Trato justo porque los favoritismos destruyen equipos

No creo en la igualdad laboral y es un tema en el que difiero con casi todos. Desde mi perspectiva personal, no se puede tratar igual a dos personas diferentes, porque las necesidades, experiencias, capacidades, etc., son distintas. Prefiero hablar de equidad, que es dar a cada uno lo que requiere.

Eso sí, considero que obtener un trato justo es algo que la mayoría de los colaboradores buscan. Porque la injusticia es algo que estamos naturalmente predispuestos a rechazar. Y dentro de las empresas el peor enemigo de la justicia son los favoritismos, que debemos evitar a toda costa.

¿Estás promoviendo el trato equitativo a tus colaboradores?

Para serte sincero, todos tenemos personas favoritas, y el ámbito laboral no es una excepción. Siempre habrá un compañero de trabajo que nos caiga mejor que los demás. Y cuando se trata de la relación líder-colaboradores, también existen los favoritismos. Es normal.

Sin embargo, debemos ir un poco contra nuestros instintos naturales y promover el trato justo para todos. Esto implica que las reglas aplican de forma unánime para todos los colaboradores. Es decir, todos tienen el mismo derecho de participar, ser escuchados, aportar ideas, etc.

Las injusticias son quizá una de las principales cuestiones que como personas nos afectan mucho. En mayor o menor medida, todos tenemos integrado un medidor de justicia, que cuando rebasa nuestro límite de tolerancia nos impulsa a actuar de forma mayoritariamente emocional.

Ser justos genera respeto

Ser una persona justa es más fácil decirlo que hacerlo. El punto clave del asunto es mantenerse firme y respetar las reglas establecidas, las cuales aplican para todos sin importar de que colaborador se trate. Hacerlo bien es la forma más rápida de ganarse el respeto de los demás, a través de la generación de coherencia.

Además, se debe ser muy cauto con la impartición de premios y castigos. En especial hay que tratar de que los parámetros para otorgar ambos estén lo más claros posible, pues si quedan abiertos a la interpretación de cada colaborador más pronto de lo esperado nacerán sentimientos de injusticia.

8) Formación especializada para mejorar en su trabajo

La capacitación es uno de los pilares para la estabilidad laboral de los colaboradores. Más en los tiempos que corren actualmente, pues muchos se están dando cuenta que seguir preparándose es la apuesta ganadora. Porque hay mucha competencia laboral y la especialización se vuelve necesaria para destacar.

Además, un colaborador especialista tiene más posibilidades de ver incrementado su salario monetario, así como sus prestaciones. Y si en tu empresa la formación especializada es esporádica o cuestionable, seguramente tarde o temprano comenzarás a perder a los colaboradores más valiosos.

¿Estás brindado formación a tus colaboradores?

La formación empresarial es una actividad ganar-ganar. Gana tu empresa al contar con colaboradores mejor capacitados para realizar las actividades que se les encomiendan. Y también ganan los colaboradores al tener la oportunidad de especializarse, lo que en algún momento le llevará a obtener mejores prestaciones.

Es importante visualizar la formación como una actividad retadora que propicia el desarrollo laboral. Y así se le debe hacer ver a los colaboradores. Inclusive el hecho de que los colaboradores tengan que pagar, aunque sea un porcentaje bajo, del costo de su formación, hace que esta sea mucho más aprovechada.

Otra idea respecto a la formación especializada es priorizar a aquellos colaboradores con mayor productividad y mejores resultados, de modo que sea vista como un premio por el buen trabajo realizado. O en su defecto, si se cuentan con los recursos se puede otorgar a todos como si fuera una prestación más.

Todos tus colaboradores quieren seguir mejorando

Sin importar en cual de tus colaboradores pienses, estoy muy seguro de que quiere seguir mejorando. Y la formación especializada es una forma de motivarlo. Incluso aquellos que parece que se han quedado estancados en un puesto quieren ser mejores, solo que necesitan alguien externo que los motive.

Si tienes colaboradores que parecen haber perdido el espíritu por mejorar es porque llegaron a su límite de tiempo de espera. Ahora no esperan nada, pero esa apatía no le hace bien a tu empresa. Es hora de que reactives este tipo de colaboradores, para impulsarlos a mejorar y para recuperar su emoción por su trabajo.

9) Transparencia empresarial para saber su situación actual

Sé que dentro de las empresas hay mucha información que se tiene que manejar con mucha discreción, sobre todo cuando se trata de información sensible sobre el negocio en sí mismo. Sin embargo, también hay mucha información que podría compartirse y que no suele hacerse, pero que daría certeza a los colaboradores.

No informar sobre el estado general de la compañía, así como algunas otras cuestiones, derivará rápidamente en rumores difíciles de acallar. Es obvio, pues tus colaboradores dependen de su trabajo. Y sobre todo en momentos de incertidumbre es cuando la transparencia empresarial debe hacerse presente.

¿Estás comunicando constantemente la situación empresarial?

Tanto si la situación actual de la empresa es buena o mala, tus colaboradores merecen estar enterados de la situación. En este punto es bastante normal tener miedo a cómo podrían reaccionar. Si la situación es buena quizá decrezca la productividad laboral, y si la situación es mala podría surgir el negativismo.

Sin embargo, la realidad es que el hecho de informar constantemente sobre el estado de tu empresa proporciona un punto a favor que no se debe despreciar: tú puedes marcar el tono de la conversación que se generará. Es decir, si tú comunicas entonces tu controlas la comunicación.

Sé que es tentador esperar a que no suceda nada, pero la realidad es que dentro de una organización empresarial siempre hay comunicación. Y si no es una comunicación oficial perderás el ritmo sobre el tipo y tono de conversaciones que están teniendo los colaboradores.

Comunicar es más fácil que no hacerlo

Como seres humanos, tener diversos tipos de comunicación es lo que nos separa del resto de los animales. Incluso cuando no queremos comunicarnos estamos comunicando algo, vaya cuestión. Es por esta razón que comunicar resulta más sencillo que no hacerlo y esperar las consecuencias.

Si decides no comunicar algo importante a tus colaboradores, antes de lo que esperas la información se filtrará, y muy posiblemente todo se salga de contexto. En este caso los recursos invertidos serán mayores, primero para desmentir la información incorrecta, y luego para informar de forma adecuada.

10) Estructura más horizontal para evitar la burocracia

Curiosamente no conozco a nadie a quien le guste la burocracia, ese monstruo encargado de complicar los procesos. Y sí, las empresas grandes o en expansión suelen volverse muy burocráticas, lo que podría repercutir en la pérdida del talento, que suele preferir procesos y metodologías más ágiles.

Uno de los aspectos principales que complican todo dentro de una empresa es tener un organigrama piramidal con demasiados niveles de mando. A mediano plazo esto genera mucha burocracia, se quiera o no. Ahora el paradigma está cambiando hacia tener equipos de trabajo más horizontales, con menos niveles de mando.

¿Estás limitando el avance de los procesos burocráticos?

Cuándo estuve en la industria privada me pregunté muchas veces: ¿el jefe de mi jefe también es mi jefe? Para mi disgusto la respuesta era afirmativa, de modo que en realidad estaba en una estructura organizacional con unos ocho niveles por encima de mí, debido a que se trataba de una empresa internacional.

El solo hecho de pensar en tener ocho jefes resulta agobiante, aun cuando no sean jefes directos, pues cualquiera podía cambiar lo que quisiera de un día para otro. Sí, es solo una sensación, pero en una empresa ese peso mental puede limitar la productividad de los colaboradores.

Quizá las empresas de grandes dimensiones no tengan más opción que trabajar con un esquema piramidal. Pero la gran mayoría de empresas podría eliminar algunos escalones para hacer la estructura más horizontal. La principal ventaja de esto es que los líderes serían más cercanos a los colaboradores.

La estructura es clave para tu empresa

Pulir y reestructurar una estructura organizacional no es tarea pequeña. Meterse en un reto de semejantes dimensiones requiere de saber cómo hacerlo. Mover colaboradores de nivel o de puesto realmente es una tarea que pocos pueden asumir con resultados positivos.

Sin embargo, la estructura organizacional es uno de los principales factores para el éxito o fracaso de tu empresa. Si tu empresa tiene miras a crecer estás en el mejor momento de planear la futura estructura, y si ya está en crecimiento mientras más tardes en hacer la reestructuración más tiempo y dinero te va a costar.

Salir de la versión móvil