Icono del sitio Blog Profesional

Motivación y disciplina, la combinación perfecta

Mejora Profesional Claves

La motivación es esa chispa que cuando surge enciende tus motores y sales disparado a todo que das, pero se trata de una «energía» efímera que desaparecerá rápidamente, al menos si no defines con claridad cuáles son tus motivos para hacer lo que hacer, pero también aunque los tengas definidos la motivación no dura demasiado.

La disciplina en cambio es mucho más lenta de adquirir pero una vez que la desarrollas siempre va a estar ahí, impulsándote a hacer eso que sabes que tienes que hacer, y de hecho, la disciplina es lo que te va a sacar adelante cuando la motivación se desaparezca, como muchas veces ocurrirá.

Entonces, uno no siempre está motivado, pero siempre se puede ser disciplinado. Aunque claro, una vez que definas con claridad tus motivos, empezarás a ver como la motivación surge de manera más frecuente, para darle un impulso enorme a la disciplina, y cuando se conjugan las dos cosas maravillosas suceden.

Es más, cuando se combinan disciplina y motivación, te sentirás en un estado de flow, que es un estado en el cual todo fluye de manera adecuada y nada te cuesta trabajo. De hecho estoy seguro que varias veces en tu vida has experimentado ese estado, cuando sientes que todo lo que hagas te sale bien.

Salir de la versión móvil